¿Franquiciado o Franquiciador?

por | 4 diciembre, 2019

El tema del desempleo es actualmente muy abrumante en España, muchas personas a raíz de ello deciden emprender su propio camino bajo el mundo comercial, es decir; creando sus propias marcas o intentando de alguna manera u otra depender de sí mismos para conseguir una remuneración.

Pero aún con todo esto estudios demuestran que el 80% de las empresas nuevas que surgen fracasan el primer año, ya sea por no tener conocimientos suficientes o por las limitaciones monetarias.

A raíz de esto muchas personas han conocido lo que es una franquicia, personas ya con su propia marca establecida también saben que este medio es muy bueno para escalar dentro del mercado y para generar ingresos. Iniciar un negocio se ha vuelto un pensamiento compartido.

Es por ello que muchos empresarios o personas que quieren emprender se preguntan ¿franquicio mi negocio o me manejo bajo la franquicia de otro?

Y como absolutamente todo en esta vida, hay que valorar distintos puntos ya que existe ese sistema de ventajas y desventajas desde el punto del franquiciador y desde el punto del franquiciado.

Ventajas y desventajas de cada uno

Desde el punto de vista del franquiciador la ventaja principal de franquiciar el negocio es que supone crear una inteligente fuente ingresos pasivos, puede hacer crecer el negocio, expandirlo; pero además de forma pasiva, como en segundo plano ya que el negocio en sí ya está creado y ya la marca destaca.

El riesgo de inversión disminuye mucho más tanto en gastos personales como en gastos de infraestructuras.

Pero eso sí, una desventaja notoria es que para realizar todo esto la inversión inicial elevada para sistematizar estos procesos y para poner en marcha todas las acciones con objeto de reducir las dificultades de comunicación con los puntos de venta.

Al no estar al tanto de cada una de las sucursales se tendrá un menor conocimiento del funcionamiento del negocio a manera global, esto puede crear una competencia desleal dentro de la marca.

Podríamos decir que el franquiciado es el que el que tiene una ventaja más notoria, ya que su principal ventaja es que podrá posicionarse en el mercado y adquirir reconocimiento con una marca ya conocida y un negocio cuyo funcionamiento ya tenía una base en concreto.

Podrá tener autoempleo en su zona en el que además los proveedores ya están. Y en el que podrá beneficiarse de las economías de escala.

Pero desventajas un poco desalentadoras para muchos es que aun siendo su auto empleador no es el propietario de la marca y no tendrá libertad autonomía en la toma de decisiones de la misma, por lo tanto; se sigue viendo como un empleado más.

Y si quieres destacar tendrá que depender del éxito de la franquicia y no tanto de la gestión de la misma ya que no viene por parte de él.