Siete reglas de oro para empezar en un nuevo trabajo

por | 1 febrero, 2020

centro de negocios

Cuando empiezas en un nuevo trabajo normalmente tienes una mezcla de emociones encontradas, es un motivo de alegría y motivación pero también nos preocupa entrar con buen pie y que conectemos con nuestros compañeros del centro de negocios, nos guste el trabajo y se nos valore.

Sentirse intranquilo en el inicio de una nueva etapa es más común de lo que piensas, pero una vez haya pasado el periodo de adaptación verás como no hay nada que no pueda solucionarse con cuatro trucos en la primera toma de contacto.

Lo primero que tendremos que saber que este “miedo” frente a lo desconocido  le pasa a todo el mundo, ya sea un becario que acaba de entrar en un centro especializado en negocios en Madrid o a un alto ejecutivo que ha dejado la empresa en la que llevaba años trabajando.

Lo segundo será averiguar por qué sentimos  ese nerviosismo, ¿Llevamos mucho tiempo en paro y no sabemos cómo retomar la rutina?, ¿No sabemos si estaremos a la altura de las exigencias?, ¿Tememos llevarnos mal con el  jefe?.

Antes de decidir nada o mejor es que te preguntes qué esperas conseguir de este trabajo y qué estás dispuesto tú a aportar. si tienes esto claro  tendrás un objetivo realista y un camino concreto para realizarlo, lo que ayuda enormemente a disminuir los sentimientos de estrés.

Dependiendo de a lo que temamos tendremos que tomar una acción u otra pero hay consejos generales que podremos seguir ya que son aplicables a todos nuestros temores de un puesto nuevo.

1. La primera impresión cuenta, y mucho. Aunque nos hayan dicho lo contrario muchas veces las primeras impresiones son muy importantes, hay gente que se forma juicios de forma muy rápida y le cuesta cambiar de opinión después.

Por lo tanto los primeros días es mejor  que intentes no llamar mucho la atención y ajustarte a los códigos de conducta y de vestimenta de la empresa, así parecerás uno de ellos desde el minuto uno.

Por ello es importante que hagas un estudio previo de la empresa en la que vas  a empezar a trabajar y de sus objetivos y lo que esperan de los trabajadores. puedes buscar esta información en la web, preguntando a compañeros o si tienes a alguien que ya haya trabajado dentro.

Deberás tener claras cuestiones como cuál es tu puesto dentro de la empresa, que se espera de ti, quién era el que se encargaba de ello antes de que lo hicieses tú, cómo se evaluaba su trabajo o qué nuevos retos se plantean.

2. Identifica a los cargos superiores. Es importantísimo tener  una idea clara del organigrama de la empresa. Como se llaman tus superiores, cuántos departamentos  tiene la empresa, quién es tu superior directo…

3. Acuérdate del nombre de tus compañeros. A todos nos gusta que se acuerden de nosotros, ya que eso implica  que la otra persona ha puesto su atención para ello. Es probable que tengas que hacer un esfuerzo  por acordarte de todos, por ello viene bien irlos  apuntando en una agenda.

Cuanto antes hagas amistad antes te adaptarás y tendrás aliados que podrán ayudarte con las tareas, te presentarán más gente y te explicarán como funciona la empresa desde dentro.

4. Sé prudente. Todos llegamos  al nuevo trabajo con ganas de más, nuevas ideas, proyectos, con entusiasmo para demostrar todo lo que sabemos y lo que valemos. Te aconsejamos que esperes  unos días para empezar a opinar y que lo hagas poco a poco.

Ten en cuenta que tus compañeros ya están acostumbrados a una dinámica concreta y que además de acostumbrarse a un nuevo compañero van a tener que acostumbrarse a nuevas formas de trabajar, ideas, etc… igual que tú necesitas tiempo dáselo a ellos.

Si vienes “arrasando” puede parecer que tienes poca predisposición de adaptación y que quieres imponer tu criterio.

5. Trabaja siempre en equipo. Ninguna capacidad vale tanto como la de poder trabajar en equipo, una buena cohesión entre compañeros es  fundamental para que la empresa funcione correctamente.

6. Sé puntual. La gente que es puntual trasmite una actitud responsable y positiva, intenta ser puntual al  llegar al centro de negocios y no demostrar demasiada prisa al irte ya que parecerá que estás deseando que acabe tu jornada laboral y por consiguiente que no te convence el puesto.

7. Trabaja el vínculo con tus compañeros. Cualquier duda, miedo o pensamiento que tengas es importante que lo transmitas. A mucha gente tímida le ha pasado que  lo han juzgado de separatista por no saber expresarse.

Piensa que en ese puesto y con esos compañeros estarás muchas horas y que al final se convertirán en parte de tu familia. Cuanto antes empieces una relación de transparencia mejor te irá.